Un conservatorio de plantas de perfume

El apogeo de Grasse se sitúa en la primera mitad del siglo XX, período durante el cual una gran parte de los productos naturales tratados por los industriales de Grasse proceden de los cultivos locales. Desde los años 1960, los grandes grupos internacionales compran diversas fábricas de Grasse y sus aromáticas de síntesis ofrecen a los perfumistas una paleta cada vez más rica y variada y precios muy atractivos, que construyen todo en su éxito en detrimento de los productos naturales... y a veces de la calidad de los perfumes. La mayor parte del coste de la cadena de fabricación de los perfumes es la cosecha y la única alternativa para el jazmín, producto clave de Grasse, es "ir y crecer en otros lugares".
Entre los años 1970 y 1980, asistimos a un desarrollo del sector inmobiliario en detrimento de los terrenos agrícolas: los cultivos de jazmín se trasladan hacia Egipto, al delta del Nilo, y luego al Sur de India. Actualmente, estos dos orígenes suministran a partes esencialmente equivalentes el 90% de la producción mundial.

El cultivo de la rosa Centifolia subsiste en parte en el paisaje de Grasse gracias a una colaboración entre Chanel y la compañía Mul de Pégomas, mientras que el cultivo de la rosa Damascena adquiere amplitud en Turquía y Bulgaria. El naranjo se repliega hacia Túnez; el nardo desaparece del paisaje de Grasse para aparecer en India; la hoja de violeta sigue estando en parte en la región de Grasse y en Tourrette-sur-Loup pero la competencia egipcia se desarrolla; la mimosa subsiste pero la competencia se desarrolla en Marruecos y luego en India.
Miles de toneladas de flores tratadas a principios del siglo XX, aún quedan algunas decenas de toneladas en explotación en el año 2000, o sea, 40 hectáreas de cultivos (jazmín, rosa, nardo, violeta, mimosa). Mientras el mercado mundial de la perfumería, preocupado por dar sentido a su estrategia global tan solicitada por los temas ecológicos, económicos y, por lo tanto, equitativos, se pone en tela de juicio, los jóvenes productores de Grasse luchan para redorar el escudo de su región. Se trata generalmente de herederos de un patrimonio familiar que no aceptan la desaparición y quieren conservar una tradición.

Aunque la producción de Grasse se encuentre reducida hoy en día, la profesionalidad sigue presente y sólo pide ser utilizada para perdurar. Lo mismo puede decirse de la imagen emblemática y prestigiosa que representa Grasse en el mundo de la perfumería. Es lo que da todo su sentido al proyecto "Grand MIP". Como memoria viva y como embajador de la perfumería en el mundo, el Museo Internacional de la Perfumería tiene como misión presentar diferentes aspectos vinculados a esta industria. Del mismo modo que la preservación de una fábrica de perfumería, la creación de un conservatorio de plantas de perfume sigue siendo primordial para la salvaguarda y para el realce del patrimonio industrial de Grasse y de su profesionalidad.
Los retos son de importancia; se trata de:
1. Salvaguardar para las generaciones futuras un patrimonio, el de lo natural, con una calidad mundialmente reconocida.
2. Salvaguardar una profesionalidad típica de Grasse, tanto tangible como intangible.
3. Dar una respuesta a las expectativas de los habitantes y de los turistas que lamentan mucho la ausencia de cultivos florales en el paisaje urbano
4. Completar la cadena de fabricación de los perfumes presentada en un futuro enclave industrial y en el Museo Internacional de la Perfumería, por el primero de sus eslabones: la materia prima.

Históricamente, los conservatorios botánicos y los museos conocieron una evolución idéntica. La historia de los primeros jardines botánicos muestra, como para las primeras colecciones que supusieron la emergencia de los museos, que su creación y su funcionamiento han estado estrechamente vinculados a la enseñanza destinada a los estudiantes. Del mismo modo que los museos, luego se convierten en lugares de investigación abiertos a todos, donde el público no especializado puede maravillarse, aun sin entender todo, ante las bellezas que tienen delante. En la hora en que muchos museos, como el Museo Internacional de la Perfumería, se han renovado y en que las colecciones no son presentadas al público en su totalidad sino en función de un tema o de un discurso científico, los jardines botánicos se convierten en museos de lo vivo.